Tratamiento para la osteoporosis, ¡mejora constante!

¡Comparte esta noticia!
5
(3)

Hay muchas enfermedades que pueden afectar a los huesos, una de estas patologías más frecuentes es la osteoporosis. Está cada vez más extendida entre la población, que desarrollan pérdida de masa ósea afectándoles a la movilidad motora del cuerpo y sufriendo de dolores intensos. La osteoporosis supone hoy día un gran problema diario ya que produce múltiples molestias en el desarrollo de la vida cotidiana. Por ello, si sufres de esta enfermedad te hablamos en este artículo de un tratamiento para la osteoporosis basado en la fisioterapia para tratarla y prevenirla. ¿Quieres saber cómo? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la osteoporosis y qué lo causa?

Para poder tratar esta enfermedad es importante conocerla antes. La osteoporosis es una patología que afecta principalmente al sistema óseo produciendo una pérdida de la densidad del hueso, debido a que produce un desequilibrio en el proceso natural de la regeneración del tejido. Disminuye la producción del mineral que componen los huesos, lo que incrementa el riesgo de tener caídas y fracturas de forma más frecuente.

Esta es una enfermedad metabólica que puede presentarse en cualquier individuo pero con mayor predominancia en mujeres y en los adultos mayores y con déficit de vitamina D. El metabolismo del calcio se interrumpe en la sustitución del hueso viejo por el nuevo, lo que genera una pérdida de la densidad mineral.

¿Qué síntomas tiene la osteoporisis?

Para conocer sus síntomas hay que diferenciar entre las distintas etapas de la enfermedad. Cuando comienzan los síntomas no se presentan claramente, sin embargo cuando la enfermedad avanza si podemos encontrar más síntomas según el hueso afectado, que suelen coincidir con las articulaciones que más trabajan en el día a día en cada paciente. Es por ello que entre los síntomas se incluyen los siguientes:

1.  Pérdida de masa muscular y de densidad ósea.

2.  Fragilidad en ciertos huesos.

3.  Fracturas frecuentes, con especial foco en las vértebras y en el fémur.

4.  Presencia de problemas en la columna vertebral cuando la pérdida de la densidad ósea se encuentra allí.

5.  Inestabilidad y alteraciones en la postura.

6.  Dolor crónico en torno a los huesos afectados.

7.  Deformidades.

Normalmente se identifica la enfermedad tras realizar pruebas médicas al presentar cambios significativos en la densidad de los huesos, así como en su forma y funcionalidad. Muchos de los casos pasan inadvertidos y son diagnosticados cuando el paciente asiste al médico por una revisión rutinaria o por presentar fracturas que le han ocurrido sin saber la causa.

Tratamiento para la osteoporosis con Fisioterapia.

Existen muchos estudios que afirman que la Fisioterapia es un tratamiento esencial para prevenir la aparición de la enfermedad, así como combatir y aliviar los síntomas una vez que aparece la osteoporosis. 

Nos referiremos a los tratamientos con Fisioterapia de las osteoporosis más frecuentes, como las derivadas de la edad avanzada para prevenirla, la relacionada con la post menopausia y la que se da tras una inmovilización o fractura. Cualquiera de los tratamientos deben realizarse con especialistas fisioterapeutas que guíen cada terapia de manera adecuada para cada paciente.

Educación postural

La fisioterapia proporciona una serie de beneficios posturales muy importantes para evitar que la osteoporosis genere dolor estando en situaciones de reposo o no forzadas, como estando de pie, sentado o acostado. La educación postural que se trabaja en fisioterapia ayuda a aplicar una serie de posturas adecuadas y también a saber cómo realizar las transiciones.

Ejercicios terapéuticos

Estos ejercicios son esenciales para evitar la inactividad que acentúa la osteoporosis. Una actividad física moderada programada será la mejor aliada contra la osteoporosis y su empeoramiento. Para llevarlos a cabo será necesaria la presencia del fisioterapeuta que guiará cada uno de los ejercicios y rutinas terapéuticas, será necesaria su colaboración para obtener los resultados óptimos para cada paciente particular.

La realización de ejercicios terapéuticos con un fisioterapeuta especialista ayuda a poder realizar actividades de manera más segura, además de proporcionar muchos beneficios para los pacientes:

1.      Aumenta la fuerza muscular

2.      Mejora el equilibrio

3.      Reducir el riesgo de tener una fractura ósea

4.      Mejora la postura

5.      Disminuye el dolor

No hay que olvidar que se debe consultar con un médico especialista antes de comenzar a implementar un programa de ejercicios para la osteoporosis, y siempre realizarlos con un especialista fisioterapeuta. En Fisiosad contamos con los mejores fisioterapeutas a domicilio para poder ayudarte en la comodidad de tu hogar.

Ejercicios de fisioterapia para osteoporosis

Lo mejor es que todo paciente con osteoporosis practique de manera regular una actividad apropiada para su condición física. Pero no todos los tipos de ejercicio son adecuados para los pacientes con esta patología. Los siguientes tipos de actividades suelen recomendarse a personas con osteoporosis:

1. Ejercicio de fortalecimiento muscular, especialmente la espalda.

El fortalecimiento muscular incluye el uso de pesas de peso bajo o medio, también bandas elásticas de resistencia o el propio peso corporal para fortalecer los grupos musculares principales, en concreto es importante trabajar los músculos de la columna vertebral, ya que son importantes para adoptar buenos hábitos posturales.

Un ejercicio recomendado para fortalecer la parte superior de la espalda es la elevación de pesas de peso bajo o medio sosteniéndolas con las manos orientadas hacia el suelo y elevando los brazos a la vez y bajándolos como imitando el batir de alas. Así se fortalece el área superior de la espalda para mejorar las posturas y aliviar el dolor de esa zona.

2. Actividades aeróbicas con peso

Son recomendables las actividades aeróbicas que implican soportar peso ligero como el propio peso corporal: caminar, bailar, ya que son ejercicios aeróbicos de bajo impacto. También se pueden usar máquinas de entrenamiento elíptico para favorecer la movilidad fluida de manera controlada y evitando los impactos y movimientos bruscos.

Hay actividades aeróbicas como nadar y andar en bicicleta que tienen muchos beneficios a nivel cardiovascular y de fortalecimiento muscular, pero al no proporcionar carga de peso en los huesos se evita retrasar la pérdida de minerales. Por ello, hay que tratar de combinar tanto actividades de carga de peso como estas que no lo tienen pero son aeróbicas y beneficiosas.

3. Ejercicios de flexibilidad

Mover las articulaciones realizando elongaciones suaves de manera que se flexibilicen los músculos y tendones en el movimiento, ayuda a mantener el buen funcionamiento de la musculatura y su resistencia. El yoga o pilates son buenas prácticas para esto.

Los estiramientos se recomienda hacerlos despacio sin forzar demasiado y después de realizar la sesión de ejercicio o después de un calentamiento.

4. Ejercicios de estabilidad y equilibrio

Se debe tener especial énfasis en la realización de ejercicios para la prevención de caídas, por lo que los ejercicios de estabilidad y equilibrio son de especial importancia. Consiguen que los músculos se refuercen y trabajen en conjunto para lograr más estabilidad y evitar caídas.

Estos ejercicios son sencillos pero muy efectivos, como poner el peso del cuerpo sobre una pierna elevando la otra a la pata coja, siempre apoyando las manos en una superficie estable para garantizar su seguridad.

Movimientos y factores de riesgo que se deben evitar

Las personas que tienen osteoporosis avanzado, deben evitar los siguientes tipos de ejercicios:

1.      Ejercicios de alto impacto, como saltar o correr ya que pueden provocar fracturas en los huesos debilitados.

2.      Movimientos rápidos y bruscos en general.

3.      Agacharse o girar la cintura bruscamente, como tocarse los dedos de los pies  o practicar golf, tenis y ciertas posturas de yoga, pueden aumentar el riesgo de fracturas por compresión en la columna vertebral.

Además, hay muchos los factores que pueden aumentar el riesgo de que una persona padezca de osteoporosis o de que se agrave si lo está iniciando, destacando entre ellos la menopausia en mujeres, el sedentarismo, tener déficits nutricionales o poco consumo de vitaminas, artritis, enfermedades como la diabetes tipo II, consumo excesivo de esteroides, consumo de tabaco, alcohol y cafeína sus derivados.

Si quieres saber más sobre el tratamiento para la osteoporosis contacta con nosotros, en Fisiosad tenemos los mejores especialistas en fisioterapia para ayudarte desde tu propio domicilio, sin necesidad de que te desplaces y garantizando tu seguridad. Contáctanos para tener información y ayudarte en tu caso particular y síguenos en nuestras redes Facebook Instagram

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.