Técnicas de fisioterapia para pacientes con fibromialgia

¡Comparte esta noticia!
5
(7)

El síndrome de Fibromialgia es una enfermedad reumatológica que afecta aproximadamente al 6.3% de la población mundial y al 3.2% de personas en España. Si bien es más frecuente en las mujeres, también se produce en los hombres y niños. La fibromialgia está considerada como el paso siguiente al dolor crónico y tiene difícil diagnóstico. Es por ello que está incluida en la lista internacional de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud. Te contamos en qué consiste la fibromialgia y qué tratamientos como la fisioterapia para pacientes con fibromialgia son los más recomendados.

¿Qué es la fibromialgia y qué causas tiene?

La fibromialgia es una enfermedad que se caracteriza  principalmente por dolor crónico en amplias zonas del cuerpo. Este dolor suele presentarse intenso y progresivo en muchos de los casos. Las personas con fibromialgia pueden ser más sensibles al dolor que aquellas que no la tienen. Esto se conoce como percepción anormal del dolor.  Suele alterar la realidad cotidiana de quien lo padece ya que el dolor limita las actividades diarias comunes.

No se conoce la causa exacta de la fibromialgia. En ocasiones, la fibromialgia puede desarrollarse por sí sola o puede presentarse en familias transmitiéndose a través de los genes como posibles responsables en que su causa.

Los investigadores piensan que algunos factores pueden contribuir a su aparición:

  1. Eventos traumáticos, como accidentes de tránsito.
  2. Lesiones frecuentes.
  3. Enfermedades como infecciones virales

Además hay rangos de población que pueden tener más riesgo de padecer esta dolencia, como mujeres, personas de edad mediana, personas que hayan padecido ciertas enfermedades como lupus, artritis reumatoide, y personas con algún familiar que haya tenido fibromialgia anteriormente.

¿Cuáles son los síntomas de la fibromialgia?

Los síntomas comunes de la fibromialgia son variados y pueden ser confundidos con otras dolencias, son:

  1. Dolor y rigidez en todo el cuerpo.
  2. Fatiga y cansancio.
  3. Problemas con la memoria como “lagunas” y la concentración.
  4. Depresión y ansiedad.
  5. Dolores de cabeza, incluyendo migrañas.
  6. Síndrome del intestino irritable.
  7. Parestesias o adormecimiento u hormigueo en manos y pies.
  8. Dolor en el rostro o mandíbula, incluyendo una afección conocida como trastorno de la articulación temporomandibular.
  9. Problemas para dormir.

Estos síntomas pueden darse de forma simultánea varios de ellos, o aumentar de forma progresiva, por lo que es fundamental acudir al médico cuando se sientan dos o más de estos síntomas.

¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?

La fibromialgia puede ser difícil de diagnosticar ya que puede confundirse con otras enfermedades que presentan los mismos síntomas. Por ello, en ocasiones se necesita ver a varios profesionales de la salud para obtener un diagnóstico.

Uno de los principales problemas es que no existe una prueba específica para poder diagnosticar la fibromialgia y sus principales síntomas, como el dolor y la fatiga, son muy comunes en muchas otras afecciones. Esta es la razón por la que debes ponerte en manos de especialistas para que descarten otras causas de los síntomas antes de hacer un diagnóstico de fibromialgia, lo que es realizar un diagnóstico diferencial.

Para ello pueden usar el historial clínico, realizar un examen físico completo con radiografías y análisis de sangre para descartar otras afecciones.

Otros indicadores para diagnosticar esta dolencia es tener antecedentes de dolor general que dura más de 3 meses, presentar dolor en distintas partes del cuerpo como: músculos occipitales o la base del cráneo, dolor cervical, molestias en la segunda costilla, glúteos y zona interna de la rodilla. Además se dan varios síntomas físicos incluyendo fatiga, despertar cansado y presentar problemas de la memoria.

¿Cómo se trata la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad crónica y su tratamiento, generalmente, es llevado a cabo con medicamentos prescritos por el reumatólogo o neurólogo, además de la realización de sesiones de fisioterapia. Hay varios tratamientos para esta dolencia dependiendo de los síntomas desarrollados. No todos los profesionales de la salud aplican el mismo tratamiento, por lo que, una vez establecido el diagnóstico, es recomendable que te examine un equipo de médicos especialistas en el tratamiento de fibromialgia.

Lo más recomendable es tratar esta enfermedad con una combinación de terapias, las que pueden incluir cambios de estilo de vida, programas de fisioterapia, medicación y tratamientos complementarios.

Puede ser importante realizar terapia psicológica para desarrollar herramientas que permitan controlar la ansiedad y el estrés, así como aprender estrategias para lidiar con el dolor y los pensamientos negativos.

Así también se recomienda seguir una buena alimentación para tener una dieta saludable que ayude a tener las vitaminas y minerales sin carencias que empeoren los síntomas.

Hacer ejercicio regularmente también es un factor importante para tratar los síntomas, siempre antes se debe consultar a un especialista que puede ayudarte a crear un plan que sea acorde a tus necesidades. Aprender a tomar las cosas con calma. Si hace demasiado, puede empeorar sus síntomas. Por ello, debe aprender a equilibrar el ser activo con su necesidad de descansar.

La fisioterapia para pacientes con fibromialgia es muy importante en el tratamiento y una de las terapias fundamentales, pues ayuda a controlar síntomas como dolor, cansancio y trastornos del sueño, y promueve la relajación y el aumento de la flexibilidad muscular. La fisioterapia para la fibromialgia puede realizarse de 2 a 4 veces por semana, y el tratamiento debe centrarse en el alivio de los síntomas que la persona presenta. 

No obstante, además de la fisioterapia para pacientes con fibromialgia, existen otros tratamientos que también pueden ser realizados, como acupuntura, reflexología, terapia de sueño, aromaterapia y fitoterapia, que ayudan a mejorar la calidad de vida del paciente de fibromialgia.

Ejercicios de fisioterapia para pacientes con fibromialgia

La fisioterapia para pacientes con fibromialgia es fundamental, pues ayuda a controlar síntomas como dolor, cansancio y trastornos del sueño, y promueve la relajación y el aumento de la flexibilidad muscular.

Recomendamos realizar ejercicios de fisioterapia para pacientes con fibromialgia de 2 a 4 veces por semana, para que el tratamiento consiga aliviar los síntomas de manera estable.

El tratamiento fisioterapéutico para la fibromialgia puede realizarse mediante los siguientes procedimientos:

1. Ejercicios de estiramiento

Los ejercicios de estiramiento suaves ayudan en el tratamiento de la fibromialgia debido a que mejoran la circulación sanguínea, la movilidad y la flexibilidad muscular, a la vez que mejora la relajación. Recomendamos un ejercicio de estiramiento para la fibromialgia:

 Acostarse boca arriba y flexionar las rodillas junto al pecho, abrir los brazos en cruz con las palmas hacia abajo y mantener esta posición durante alrededor de 30 segundos. Después inclinar las rodillas hacia el lado derecho del cuerpo muy despacio mientras se gira la cabeza hacia el brazo izquierdo, que debe estar extendido, manteniendo esta posición alrededor de 30 segundos. Se debe repetir el ejercicio también para el otro lado.

2. Masajes

Los masajes dentro de la fisioterapia para pacientes con fibromialgia son muy importantes en el tratamiento de la fibromialgia, ya que activan el movimiento pasivo del músculo y disminuyen su rigidez. Además tiene efectos de relajación muscular y por tanto también mejoran la calidad del sueño.

Son recomendables tratamientos regulares de 2 a 4 veces semanales con fisioterapeuta en los que se realicen ejercicios de manipulaciones vertebrales, los estiramientos pasivos o presiones isquémicas mantenidas sobre puntos gatillos y las técnicas miofasciales activando la fascia o red de tejido conectivo que envuelve todas las partes internas del cuerpo desde la cabeza a los pies y que permite que los músculos se muevan junto con el resto de estructuras del cuerpo.

3. La hidroterapia

La hidroterapia o fisioterapia acuática o acuaterapia, es otra de las técnicas de fisioterapia para pacientes con fibromialgia, que consiste en la realización de ejercicios dentro de una piscina con ayuda de un fisioterapeuta y fines terapéuticos. El agua debe estar a una temperatura de alrededor de 34 ºC para ayudar a la relajación de los músculos.

El agua permite la ejecución de ejercicios reduciendo el dolor y mejorando la calidad del sueño. Se consigue el fortalecimiento de los músculos, el aumento de la amplitud de las articulaciones, la mejoría del funcionamiento cardiorrespiratorio y de la circulación sanguínea y la disminución del estrés, bien combinado con otros ejercicios de fisioterapia para pacientes con fibromialgia.

4. Dispositivos de electroterapia

Los dispositivos de electroterapia, como el TENS o la biorretroalimentación se utilizan para reducir el dolor en los puntos más dolorosos de la fibromialgia y mejorar la circulación. Es muy importante combinar estos tratamientos de manera personalizada aparte de la fisioterapia para pacientes con fibromialgia. Recomendamos caminatas y prácticas como Pilates, Yoga, y deportes como la natación y bicicleta. Estos ejercicios favorecen el buen funcionamiento cardiorrespiratorio, disminuyen el dolor, mejoran la calidad del sueño y fortalecen los músculos.

Si tienes esta dolencia ponte en manos de fisioterapeutas especialistas, en Fisiosad contamos con los mejores fisioterapeutas a domicilio que realizan un tratamiento personalizado de fisioterapia para pacientes con fibromialgia para que consigas una mejor calidad de vida. Contáctanos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook Instagram

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 7

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.