TELETRABAJA SIN DOLOR

Desde que la Covid-19 se metió en nuestras vidas, el teletrabajo está ocasionando múltiples dolencias a nivel muscular en los trabajadores. Aparte, se añaden los grandes cambios, la incertidumbre de estos meses, el ritmo acelerado en el que vivimos, la alimentación y el excaso deporte..

El estrés, el trabajo, la falta de sueño y los hábitos de vida ocasionan molestias recurrentes que hacen que el día a día sea un poco más complicado y menos llevadero. Los fisioterapeutas cada vez vemos más este tipo de dolencias en nuestros pacientes.

La FISIOTERAPIA está siendo clave para combatir los síntomas provocados por la situación de la Covid-19.

A continuación os dejamos varios consejos a tener en cuenta para cuidarte mientras teletrabajas:

  • Postura erguida: Hombros relajados y brazos formando un ángulo de 90º. Estar bien cerca de la mesa a la hora de escribir o usar el ratón, apoyando lo antebrazos en ella. Mantener la zona lumbar apoyada evitará que padezcas dolores de espalda.
    • Fitball: El uso del fitball como silla te ayudará a mantener la espalda erguida y la postura correcta para poder trabajar. Puedes alternar su uso con el de la silla de escritorio.
  • Pies: Es importante que las caderas y las rodillas estén a 90º, si no llegas a apoyar los pies en el suelo puedes poner un pequeño escalón para que los pies reposen y descansen.
  • Posición de la pantalla del ordenador: El monitor se debe colocar a una distancia mínima de medio metro, delante y a la altura de los ojos. Ni más arriba, ni más abajo.
  • Iluminación: Es recomendable utilizar luz natural siempre que se pueda, evitando que refleje sobre la pantalla. De no disponer de ella, intentar que el espacio esté bien iluminado.
  • Descansos: Es conveniente realizar pequeñas paradas cada 30-45 minutos. De esta manera conseguimos cambiar la postura continuamente, estirar y evitar la fatiga visual (enfocando a diferentes distancias, no todo el rato a la pantalla).
  • Hidratación: La alimentación e hidratación es importante para una vida saludable. Intenta beber bastante agua durante tu jornada laboral.
  • Ejercicio diario: Intentar realizar 30 minutos de ejercicio al día tras la jornada laboral nos ayudará a nivel físico y mental. Es importante encontrar un ratito al día para nosotros.

No esperes a que tu dolor te impida trabajar.

Realizar un mantenimiento de fisioterapia cada 3 ó 4 semanas te ayudará a continuar tu rutina diaria con calidad, con salud.

Compartir en Facebook